Muchas son las personas con dolor lumbar crónico (DLC) que comienzan a hacer pilates, con el objetivo de disminuir el dolor o mejorar la calidad de vida. La mayoría de ellas, encuentran en este método una vía de escape para mejorar su dolor  lumbar pues otras opciones no lo han solucionado o lo hicieron de manera temporal.

Cuando una persona con DLC viene a nuestras clases es prioritario y de gran importancia que las sesiones que realicen de manera privada, así como una valoración inicial exhaustiva y una anamnesis para obtener la máxima información que nos ayude a diseñar nuestro programa de entrenamiento.

Debemos tener en cuenta, que no somos personal sanitario y que es necesario siempre la autorización de un médico para realizar ejercicio físico y si es posible el diagnóstico del mismo, así como, una valoración del fisioterapeuta, incluso si es posible, tener un contacto directo con ellos.

Los test de valoración para el DLC deben estar enfocados a la obtención de información, y no a la conclusión de posibles diagnósticos, pues eso sólo puede hacerlo el médico.  Los test se componen de una valoración estática y una dinámica, también algunos test que nos ayuden a conocer los movimientos donde aparecen dolor y saber a que nivel pueden estar dañadas las estructuras pasivas [1].

Como dice McGill [2]: “ no existe un dolor específico, siempre hay una causa, casi siempre el dolor se agrava por movimientos, posturas y cargas específicas, y sin embargo también puede aliviarse con movimientos, posturas y cargas específicas”.

Muchos instructores de Pilates dan sesiones a personas con DLC sin hacer unos test previos sobre su estado o dolor, es por ello, que necesitamos una buena valoración y localización de los movimientos que causan dolor. Es aconsejable, tener una batería de movimientos pasivos y activos para identificar que movimientos y rangos pueden causar dolor y cuales pueden aliviar, así obtendremos información para diseñar la sesión de ejercicios necesarios para esa persona.

Proponemos algunos test de valoración funcional de raquis que nos darán información sobre las estructuras pasivas, ya sean, estructuras óseas, ligamentos y discos intervertebrales de la zona lumbo-pélvica pero estas valoraciones no son las mejores ni las únicas. Nosotros os recomendamos, que antes de ponerlas en práctica busquéis bibliografía sobre ello y otros test de valoración como test de Schober, test de Psoas… así como algunos cuestionarios del dolor como puede ser el de Ronald-Morris [3], cuestionario del dolor de McGill… (En próximos post hablaremos sobre los cuestionarios de dolor así como la mejora del ejercicio físico y el dolor lumbar) y sobre todo, estéis en contacto con el personal sanitario cualificado para facilitaros la labor.

  1. ANAMNESIS

Sobre la evaluación integral del sujeto hablaremos también en próximos post para conocer como realizar este tipo de entrevistas de la mejor forma. Aquí os dejo un breve resumen:

1.1. ENTREVISTA

– Información general

– Factores de riesgo:

–          Antecedentes médicos

–          Actividad física.

–          Estado actual.

–          Autorización y informe médico.

1.2. EVALUACIÓN FÍSICA

1.2.1. EVALUACIÓN ESTÁTICA

  • Pautas posturales: análisis de la postura, desequilibrios musculares y desviaciones articulares. Vistas posturales: posterior, anterior y lateral. Diferentes posiciones (de pie, sentado, cuadrupedia y decúbito)
  • Puntos de referencia óseos: vertebras, escapulas, pelvis, caja torácica, rodillas (genu valgo, genu varo), tobillos.
  • Posturas: lordosis, cifosis, escoliosis.

Materiales:

–          Captación de fotografías.

–          Medidas antropométricas.

–          APPS

1.2.2. EVALUACIÓN DINÁMICA

  • Movimientos de la columna en todos los planos (flexión, extensión, latero-flexión, rotación, rotación con flexión y rotación con extensión)
  • Aspectos mecánicos
  • Coordinación muscular
  • Alineación del movimiento
  • Evaluación de los movimientos del cuerpo en las diferentes posiciones.

2. TEST DE VALORACIÓN FUNCIONAL DEL RAQUIS

  1. TEST DE FLEXIÓN LUMBAR 

El sujeto realiza una máxima flexión de la columna y retoma la posición inicial. Se registra si aparece dolor o no.

 

2. TEST DE EXTENSIÓN LUMBAR 

El sujeto realiza una extensión de la columna lumbar y observamos si aparece dolor y en que zona se localiza.

 

3. SIGNOS DE LASEGUE Y BRAGARD 

Esta maniobra busca el objetivo de determinar si el dolor es de origen muscular o neurológico.

Test de Lasegue el sujeto está decúbito supino, se levanta la pierna en la que refiere el dolor con la rodilla extendida hasta los 70-80 grados, para considerarlo positivo el dolor debe aparecer entre los 30-60 grados ya que más allá de los 60 grados nos podemos encontrar con tensión muscular.

Si esta maniobra da positivo se realiza la maniobra de Bragard donde se baja la pierna unos 5-10 grados del ángulo de dolor y se hace una dorsiflexión del tobillo si aparece el dolor o se agudiza podemos decir que es positivo.

4. VALORACIÓN DE ASI 

Consiste en generar un estrés a la articulación sacroilíaca para valorar si hay un daño en esta articulación que puede referirse a una inflamación de la articulación, a un desgaste, a un trastorno de la función articular o a la posición de la articulación. Esto puede producir molestias que irradian hacia la pelvis o los glúteos, pero también hacia la parte superior e inferior de las piernas.

6. PALPACIÓN DE LAS APÓFISIS ESPINOSAS Y TRANSVERSAS

Se localizan las apófisis espinosas y produce en ellas una fuerza postero-anterior. Se registra la presencia o ausencia de dolor.

Seguidamente se localizan las apófisis transversas y se produce una compresión posteri-anterior y se registra si aparece dolor o no.

 

 

Debemos tener en cuenta, que un desequilibrio postural o muscular afecta al óptimo movimiento de una articulación y/o de articulaciones anexas. Esto produce una inestabilidad o hipermovilidad en estas articulaciones u otras cercanas para compensar y adaptarse al movimiento. Si una zona genera una restricción de movimiento esto provocará en otras articulaciones una hipermovilidad en un determinado plano de movimiento y esta descompensación puede ser dañina para las estructuras.

Como conclusión, identificaremos los factores de riesgo mediante las valoraciones, ya que son herramientas que nos ayudan a prescribir de forma individualizada los ejercicios preventivos y/o correctivos para disminuir el dolor lumbar y el riesgo potencial de lesión.

Bibliografía

[1] M. Panjabi, «The stabilizing system of the spine. Part I. Function, dysfunction, adaptation, and enhancement,» J Spinal Disord. , vol. 5, nº 5, p. 383 – 389, 1992S.
[2] McGill, «el papel de los entrenadores con el cliente con dolor de esplada,» International Journal of Physical Exercise and Health Sciencie for Trainer, 2017.
[3] d. V. H. K. D. v. d. B. P. Ostelo RW, « 24-item Roland-Morris Disability Questionnaire was preferred of six functional status questionnaires for post-lumbar disc surgery,» J Clin Epi- demiol. , nº 57, pp. 268-76, 2004.

formación para profesionales y nuevos formadores de pilates

Cursos de Spine Stability

Si quieres ser experto en prescripción de ejercicios de Pilates en diferentes problemas de espalda y patologías asociadas a la columna vertebral. Con  nuestros cursos de Spine stability, obtendrás una visión integral del control motor para la columna vertebral.

Podrás formarte y obtendrás el certificado de “Especialista en prescripción de ejercicios de Pilates en patologías raquídeas”.

Si quieres saber más sobre todos nuestros cursos de Spine Stability, sólo tienes que pinchar en el siguiente enlace.

 

Contacto

Telf. Cursos de formación:

644 525 235

formacion@pilatesevidence.com

Suscríbete a nuestro newsletter
Si te apasiona el Pilates este es tu sitio.
Apúntate y no te pierdas ninguna novedad

Suscripción

Buscar Cursos
  • Lugar

  • Especialidad Pilates

  • Mes