Traducido y resumido por Paco García Fuentes.

Introducción

El dolor crónico cervical es cada vez más habitual en nuestra sociedad, el 70% de la población lo sufre en algún momento de su vida (Bovim, 1994), aumenta con la edad y es más común en las mujeres. Los factores que contribuyen son multifactoriales.

Se han utilizado múltiples intervenciones en el manejo del dolor crónico cervical. Se apoya la combinación de ejercicio y terapia manual (Gross, 2007). La evidencia para el ejercicio por si solo es ambigua, ya que ha mostrado efectividad a largo plazo (Jull, 2002; Evans, 2007) y a corto plazo (Stewart, 2007) y se han probado multitud de opciones, lo que indica la falta de consenso general sobre el ejercicio más efectivo en el manejo del dolor crónico cervical.

El método Pilates es una forma de ejercicio ampliamente utilizada en los últimos años en los círculos de acondicionamiento físico y rehabilitación, ya que presta especial atención a los músculos estabilizadores, fortalece los músculos profundos que estabilizan y alargan la columna vertebral, entre otras virtudes. En nuestro blog ya hemos hablado con anterioridad sobre los mejores ejercicios para el dolor de cuello en concreto, por lo que te recomendamos consultar este artículo también para tener toda la información posible.

Las demandas neuromusculares de los ejercicios de Pilates clásicos son altas, por lo que el Instituto Australiano de Fisioterapia y Pilates (APPI) ha modificado el repertorio clásico incorporando investigaciones sobre inestabilidad, desequilibrio muscular y tensión neural (APPI, 2012).

Con respecto a las poblaciones clínicas, gran parte de la investigación se ha concentrado en los efectos de Pilates en el dolor lumbar (Rydeard y Leger, 2006; Donzelli et al., 2006), pero pocos estudios que lo consideren como una intervención terapéutica dirigida para el dolor cervical crónico.

Objetivos

Evaluar la efectividad de un programa de Pilates de 6 semanas sobre dolor crónico cervical de más de 6 semanas duración. Los resultados se analizan a las 6 y 12 semanas de seguimiento.

Métodos

 

Sujetos

Trece personas fueron evaluadas, el 92% de los participantes eran mujeres, tenían edades entre 37 y 59 años de edad. La duración del dolor crónico cervical varió desde los 3 a 20 años y su origen difuso en el 69.2% de los casos, mientras que el 30.8% estuvo relacionado con el latigazo cervical, muy habitual en los accidentes de tráfico. Cinco sujetos (38.5%) participaron en varios deportes como karate, ciclismo, tai-chi y natación.

 

Mediciones de referencia

Al inicio del estudio se midió el dolor, la discapacidad y la capacidad funcional de los participantes.

El dolor crónico cervical se midió utilizando la escala numérica de dolor (NRPS), una escala donde los sujetos califican su dolor en una escala desde 0, sin dolor, hasta 10 dolor intenso. Debe haber un cambio mínimo de dos puntos en el NRPS para considerarse el cambio clínicamente importante. Farrar et al., 2001).

La discapacidad del cuello se midió utilizando el índice de discapacidad del cuello (NDI) y la escala funcional específica del paciente (PSFS).

En el cuestionario NDI, donde se pide a los pacientes que puntúen en qué medida se ven afectados por su dolor crónico cervical. La mayoría de los sujetos declararon una discapacidad nula o leve en el NDI. A las 12 semanas de seguimiento, solo un sujeto se clasificó con discapacidad moderada o severa, mientras que al inicio del estudio hubo 4 sujetos. La diferencia mínima clínicamente importante ocurre cuando hay un cambio mayor a 5 puntos. (Stratford et al., 1999).

El PSFS es una medición específica que investiga el estado funcional del paciente. Los sujetos especifican 3 actividades importantes en las que tienen dificultades para realizarlas a consecuencia de su condición y califican su capacidad para realizar cada actividad en una escala 0, mayor dificultad, a 10, menor dificultad y se promedian las puntuaciones de las 3 actividades. La diferencia mínima clínicamente importante es de 3 puntos (Stratford y Spadoni, 2001)

Se excluyeron los sujetos que en la escala de calificación del dolor numérico era 8 o más alta, si tenían enfermedad articular inflamatoria, trastorno metabólico sistémico, síndrome de dolor crónico, evidencia de compromiso neurológico grave, mal estado cardiovascular, cirugía mayor reciente o incapacidad para moverse hacia arriba y hacia abajo del piso.

 

Intervención

Diseñado bajo las pautas del Instituto Australiano de Fisioterapia y Pilates (APPI),

El programa incluía sujetos que asistían a una clase de Pilates una vez por semana durante 6 semanas.

Los sujetos fueron evaluados individualmente por el investigador principal y les enseñó los 5 elementos clave de Pilates (APPI, 2012):

1) Respiración costal lateral: tiene como objetivo promover la expansión bibasal completa en la inspiración sin actividad excesiva en el oblicuo, esternocleidomastoideos y escalenos. Se pidió a los sujetos que «respiraran por completo y de forma amplia hacia la caja torácica inferior».

2) Centralización: se refiere a la posición neutral de la columna lumbar con una coactivación de transverso del abdomen, multífidos, suelo pélvico y diafragma. La contracción más aislada del transverso abdominal ocurre en una posición neutra de la columna vertebral (Sapsford et al., 2001). Reentrenar el control motor del transverso del abdomen, es importante, un inicio tardío de su activación ha sido mostrado en pacientes con dolor lumbar (Hodges y Richardson, 1996).

3) Colocación de la caja torácica: es importante mantener la alineación correcta de la caja torácica al no permitir que tire hacia arriba de la pared abdominal. Se usó una señal como «sostener suavemente las costillas en el suelo/mat».

4) Colocación de la escápula: la posición neutra de la escápula implica la activación conjunta del serrato anterior y el trapecio inferior, indicando el deslizamiento hacia abajo de los escápulas con apertura de  clavículas.

5) Colocación de la cabeza y el cuello: la columna cervical debe mantenerse en una posición neutral con una ligera flexión cervical superior en la unión cráneo-cervical para contraer los flexores profundos del cuello. Señales para indicar elongación axial para alargar la parte posterior del cuello como, «alargar la coronilla alejándola  de los hombros». Jull et al. (2002) abogó por el entrenamiento de la musculatura escapular y flexora profunda del cuello en pacientes con dolor cervical. La activación reducida de los músculos flexores cervicales profundosha sido identificado en pacientes con trastornos del cuello (Falla et al., 2004; Jull et al., 2009).

También se les entregó una hoja de información escrita de 4 páginas sobre los elementos clave y 10 ejercicios para principiantes que se realizarían en las próximas clases.

 

10 ejercicios de Pilates para principiantes

  • Hip Twist Nivel 1. Una rodilla se aleja y luego se dirige hacia la línea media, manteniendo una posición neutra de la columna vertebral. Esto desafía el control de rotación de la columna lumbar Fig. 2.

Figura 2 Hip Twist Nivel 1. La rodilla derecha se aleja y luego se dirige hacia la línea media mientras mantiene una posición neutra de la columna vertebral.

  • Double leg stretch (alargamiento doble de piernas) Nivel 1. Arm movements o movimiento de brazos, donde los brazos pasaran de “V” media a “V” alta en decúbito supino manteniendo la neutralidad y el control de la caja torácica y la pelvis.
  • Double leg stretch (alargamiento doble de piernas) Nivel 2, Fig. 3. Movimiento de brazos de “V” media a “V” alta en decúbito supino manteniendo la neutralidad y el control de la caja torácica y la pelvis, desliza el talón izquierdo a lo largo de la alfombrilla alejándola del cuerpo.

Figura 3 Double leg stretch. Movimiento de brazos de “V” media a “V” alta en decúbito supino manteniendo la neutralidad y el control de la caja torácica y la pelvis, desliza el talón izquierdo a lo largo de la alfombrilla alejándola del cuerpo.

  • One leg stretch Nivel 1. El talón izquierdo se desliza a lo largo de la colchoneta y se extiende hacia la pierna izquierda sin permitir que la pelvis se incline anteriormente.
  • Clam Nivel 1. Fig. 4. Las fibras posteriores del glúteo medio se aíslan a medida que la rodilla se levanta lentamente hacia el techo mientras se mantiene la pelvis estabilizada.

    Figura 4 Clam Nivel1. Las fibras posteriores del glúteo medio se aíslan a medida que la rodilla se levanta lentamente hacia el techo mientras se mantiene la pelvis estabilizada.

  • Shoulder Bridge Nivel 1 Fig. 5. La pelvis se inclina hacia atrás a medida que las columnas lumbar y torácica se movilizan hacia la flexión.

Figura 5. Shoulder Bridge Nivel 1. La pelvis se inclina hacia atrás a medida que las columnas lumbar y torácica se movilizan hacia la flexión.

  • Scissors Nivel 1. La rodilla izquierda se levanta sobre la cadera (ángulo de 90 grados con respecto a la rodilla y la cadera) mientras se mantiene la pierna derecha y la pelvis apoyadas en el suelo en posición neutral.
  • Arm openings Nivel 1. Fig. 6. El brazo más alto se levanta del cuerpo para abrir la parte superior del tórax y hacer girar las columnas torácica y lumbar.

Figura 6 Arm openings Nivel 1. El brazo más alto se levanta del cuerpo para abrir la parte superior del tórax y hacer girar las columnas torácica y lumbar.

  • Breast stroke prep Nivel 1. Fig. 7. Las escápulas se deslizan suavemente hacia abajo alejándolos de las orejas mientras levanta los brazos a 4-5 cm de la colchoneta.

Figura 7. Breast stroke prep Nivel 1. Las escápulas se deslizan suavemente hacia abajo alejándolos de las orejas mientras levanta los brazos a 4-5 cm de la colchoneta.

  • Preparación para el golpe de seno Nivel 2 e Fig. 8. En cuanto al nivel 1 con la parte superior del cuerpo alargada de la colchoneta para colocar el esternón a 3 cm del piso mientras se mantiene una posición lumbo-pélvica neutra. Mantenga la parte posterior del cuello larga. Este ejercicio vuelve a entrenar la coactivación de los flexores y extensores del cuello profundo con trapecio superior, inferior y serrato anterior.

Figura 8 Nivel de preparación para el golpe mamario 2. En cuanto al nivel 1, con la parte superior del cuerpo alargada de la colchoneta para colocar el esternón a 3 cm del piso mientras se mantiene una posición lumbo-pélvica neutra.

 

Cada clase duró una hora y comenzó con un calentamiento de diez minutos y terminó con un enfriamiento de 5 a 10 minutos.

Aproximadamente 8 personas asistieron a cada clase incluyendo a las personas que no participaron en este estudio. La clase de Pilates en sí consistía de 10 a 15 ejercicios de trabajo basado en un programa de nivel 1 de trabajo del APPI. No asistieron a ninguna clase de Pilates entre el período de 6 y 12 semanas.

El investigador principal volvió a evaluar las medidas de resultado 6 semanas después.

 

Resultados

Las características basales de los participantes en el estudio se resumen en la Tabla 1.

Al inicio del estudio, la mayoría de los sujetos (n = 9) se clasificaron con una discapacidad nula o leve en el NDI. A las 12 semanas de seguimiento, solo un sujeto fue clasificado como discapacitado moderado o severo. Esto se compara con 4 sujetos al inicio del estudio (Tabla 2).

Hubo una disminución significativa en las puntuaciones NDI desde la semana 0 hasta la semana 6 (Tabla 3), y desde la semana 0 a la semana 12 (Tabla 4). La disminución media en las puntuaciones del NDI fue de 4,24 a las 6 semanas y de 6,85 a las 12 semanas, lo que supera la mínima diferencia clínicamente importante de 5 puntos. Los sujetos que practicaban otros deportes mostraron puntuaciones menores y con mayor mejoría en comparación con los sujetos que no realizaban otros deportes (Tabla 6).

También hubo un aumento significativo en las puntuaciones de PSFS desde la semana 0 hasta la semana 6 (Tabla 3) y la semana 0 a la semana 12 (Tabla 4). El cambio promedio fue de 2.4 a las 6 semanas y de 3.6 a las 12 semanas, lo que supera la mínima diferencia clínicamente importante de 3 puntos para el PSFS.

Una disminución de 2.6 en el NRPS a las 12 semanas representa tanto la significación estadística (p <.01) como la clínica (MCID> 2 puntos). Sin embargo a las 6 semanas el cambio no es significativo.

 

Discusión

Este estudio piloto ofrece evidencia preliminar de que Pilates puede efectuar cambios a largo plazo en el dolor y la discapacidad en una población con dolor crónico cervical.

Hubo una diferencia clínicamente significativa en las puntuaciones de NRPS, PSFS y NDI a las 12 semanas de seguimiento con la intervención de Pilates. A las 6 semanas hubo un cambio significativo en la función pero no en el dolor. El 92% de esta población de estudio son mujeres y las investigaciones (Segal y Hein, 2004; Herrington y Davies, 2005) sobre Pilates revelan que las participantes son en su mayoría mujeres, quienes tienen mayor incidencia de dolor cervical que los hombres (Fejer et al., 2006). El perfil de edad varió de 37 a 59 años, con el 46% de los sujetos mayores de 44 años. Coincidiendo con la literatura, la incidencia del dolor cervical es mayor alrededor de los 50 años (Von Tulder et al. 2000), y que la prevalencia del dolor cervical aumenta con la edad (Bovim et al. (1994).

Los resultados de mejora de la función y el dolor también se han visto en intervenciones en pacientes con dolor lumbar crónico utilizando Pilates (Rydeard y Leger, 2006; Donzelli et al. 2006).

A la publicación de este artículo no había estudios que consideren a Pilates como una intervención en el dolor cervical, pero se ha demostrado que el entrenamiento de la musculatura escapular y flexora profunda del cuello en pacientes con dolor cervical son efectivos (Evans et al., 2002; Jull et al., 2002).

Pilates implica el reaprendizaje motor del movimiento que incluye etapas cognitivas, asociativas y automáticas. Pueden pasar muchas semanas antes de que los movimientos se puedan realizar de manera subconsciente. El mismo Joseph Pilates dijo que pueden pasar 10 sesiones antes de que uno sienta la diferencia. Es posible que los sujetos permanezcan en la etapa asociativa de aprendizaje durante el curso de 6 semanas a medida que comienzan a desarrollar una comprensión de los ejercicios. Con la práctica continua, los sujetos pueden haber progresado a la etapa automática de aprendizaje de una habilidad motora donde los movimientos se vuelven más inconscientes. Esto puede ofrecer una explicación al cambio clínico mínimo detectable que se encontró en el NDI, PSFS y NRPS a las 12 pero no a las 6 semanas. Un período de seguimiento más largo puede producir resultados más significativos a medida que los sujetos continúan mejorando.

 

Conclusión

Este estudio piloto indica que un programa de Pilates de 6 semanas puede ofrecer un cambio clínicamente significativo en las puntuaciones de NDI, PSFS y NRPS a las 12 semanas en las personas con dolor crónico cervical. Se encontraron mejoras significativas en todas las medidas de resultado de discapacidad autoinformadas a las 6 y 12 semanas. Estos hallazgos sugieren que Pilates tiene un papel que desempeñar en el manejo del dolor cervical y que los beneficios son mayores a las 12 semanas. Existe evidencia moderada en la literatura sobre el uso del ejercicio en el tratamiento del dolor cervical y los resultados de este estudio se sumarán a este creciente cuerpo de evidencia.

Los resultados también sugieren que el uso de Pilates como intervención en pacientes con dolor crónico cervical merece un estudio más a fondo.

Recuerda que disponemos de diferentes cursos de formación en Pilates si quieres conocimientos avanzados. Puedes contactar con nosotros a través del formulario que encontrarás aquí.

 

 

Referencias

APPI, 2012. www.ausphysio.com (accessed 09.02.13).

Bass, M., 2005. The Complete Classic Pilates Method, p. 4.

Binder, A.I., 2004. Cervical pain syndromes. In: Isenberg, D.A., Maddison, P.J., Woo, P., Glass, D.N., Breedveld, F.C. (Eds.), Oxford Textbook of Rheumatology, third ed. Oxford Medical Publications, Oxford, pp. 1185e1195.

Bovim, G., Schrader, H., Sand, T., 1994. Neck pain in the general population. Spine 19 (12), 1307e1309.

De Koning, C.H., van den Heuvel, S.P., Staal, J.B., Smits-Engelsman, B.C., Hendriks, E.J., 2008. Clinometric evaluation
of methods to measure muscle functioning in patients with nonspecific neck pain: a systematic review. BMC Musculoskeletal Disorders 9, 142.

Donzelli, S., Di Domenica, E., Cova, A.M., Galletti, R., Giunta, N., 2006. Two different techniques in the rehabilitation treatment of low back pain: a randomised controlled trial. Eura Medicophys 42 (3), 205e210.

Evans, R., Bronfort, G., Nelson, B., Goldsmith, C.H., 2002. Two year follow up of a randomised controlled trial of spinal
manipulation and two types of exercise for patients with chronic neck pain. Spine 27 (21), 2383e2389.

Falla, D.L., Jull, G.A., Hodges, P.W., 2004. Patients with neck pain demonstrated reduced electromyographic activity of the deep cervical flexor muscles during performance of the craniocervical flexion test. Spine 29 (19), 2108e2114.

Farrar, J.T., Young, J.P., LaMoreaux, L., Werth, J.L., Poole, M., 2001. Clinical importance of changes in chronic pain intensity measured on an 11-point numeric pain rating scale. Pain 94, 149e158.

Fejer, R., Kyvik, K.O., Hartvigsen, J., 2006. The prevalence of neck pain in the world population: a systematic critical review of the literature. European Spine Journal 15, 834e848.

Gross, A.R., Hoving, J.L., Haines, T.A., 2004. Cochrane review of manipulation and mobilization in the treatment of adults with mechanical neck disorders. Spine 29, 1541e1548.

Gross, A.R., Goldsmith, C., Hoving, J.L., Haines, T., Peloso, P.,Aker, P., Santaguida, P., 2007. Myers C. Conservative management of mechanical neck disorders: a systematic review. Journal of Rheumatology 34, 1083e1102.

Harris, K.D., Heer, D.M., Roy, T.C., 2005. Reliability of a measurement of neck flexor muscle endurance. Physical Therapy 85, 1349e1355.

Herrington, L., Davies, R., 2005. The influence of Pilates training on the ability to contract the transversus abdominus muscle in asymptomatic individuals. Journal of Bodywork and Movement Therapies 9 (1), 52e57.

Herman, E., 2004. Pilates Props Workbook. Ulysses Press, USA, pp. 10e11.

Hodges, P.W., Richardson, C.A., 1996. Inefficient muscular stabilization of the lumbar spine associated with low back pain: a motor control evaluation of transversus abdominus. Spine 21, 2640e2650.

Hodges, P., Richardson, C., Jull, G., 1996. Evaluation of the relationship between laboratory and clinical tests of transverses abdominus function. Physiotherapy Research International 1 (1), 30e40.

Hush, J.M., Michaleff, Z., Maher, C.G., Refshauge, K., 2009. Individual, physical and psychological risk factors for neck pain in Australian office workers: a 1-year longitudinal study. European Spine Journal 18 (10), 1532e1540.

Jull, G., Trott, P., Potter, H., Niere, K., Shirley, D., Emberson, J., Marschner, I., Richardson, C., 2002. A randomised controlled trial of exercise and manipulative therapy for cervicogenic headache. Spine 27 (17), 1835e1843.

Jull, G., Falla, D., Vicenzino, B., Hodges, P., 2009. The effect of therapeutic exercise on activation of the deep cervical flexor muscles in people with chronic neck pain. Manual Therapy 14 (6), 696e701.

Korhonen, T., Ketola, R., Toivonen, R., Luukonen, R., Hakkanen, M., Viikari-Juntura, E., 2003. Work related and individual predictors for incident neck pain among office employees working with video display units. Occupational and
Environmental Medicine 60, p475e482.

Kuo, Y.L., Tully, E.A., Galea, M.P., 2009. Sagittal spinal posture after Pilates-based exercise in healthy older adults. Spine 34 (10), 1046e1051.

Luo, X., Pietrobon, R., Sun, S.X., Liu, G.G., Hey, L., 2004. Estimates and patterns of direct health care expenditures among individuals with back pain in the United States. Spine 29 (8), 79e86.

MacDermid, J.C., Walton, D.M., Avery, S., Blanchard, A., Etruw, E., McAlpine, C., Goldsmith, C.H., 2009. Measurement properties of the neck disability index: a systematic review. JOSPT 39 (5), 400e417.

Moseley, G.L., 2001. Clinical and Physiological Investigation of the Psychophysiology of Pain and Movement. Faculty of
Medicine. The University of Sydney, Sydney, p. 446. Doctoral thesis.

Moseley, G.L., 2004. Impaired trunk muscle function in sub-acute neck pain: etiologic in the subsequent development of low back pain? Manual Therapy 9, 157e163.

Rydeard, R., Leger, A., 2006. Smith D Pilates-based therapeutic exercise: effect on subjects with non-specific chronic low back pain and functional disability: a randomised controlled trial. The Journal of Orthopaedic and Sports Physical Therapy 36 (7), 472e484.

Sapsford, R.R., Hodges, P.W., Richardson, C.A., Cooper, D.H., Markwell, S.J., Jull, G.A., 2001. Co-activation of the abdominal and pelvic floor muscles during voluntary exercises. Neurology & Urodynamics (1), 31e42.

Segal, N.A., Hein, J., 2004. Basford JR the effects of Pilates training on flexibility and body composition: an observational Pilates programme effects and chronic neck pain 383 study. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation 85 (12), 1977e1981.

Sterling, M., 2007. Patient specific functional scale. Australian Journal of Physiotherapy 53, 65.

Stewart, M.J., Maher, C.G., Refshauge, K.M., Herbert, R.D., Bogduk, N., Nicholas, M., 2007. Randomised controlled trial of exercise for chronic whiplash-associated disorders. Pain 128, 59e68.

Stratford, P.W., Riddle, D.L., Binkley, J.M., 1999. Using the Neck Disability index to make decisions concerning individual patients. Physiotherapy Canada 51, 107e112.

Stratford, P., Spadoni, G., 2001. The reliability, consistency, and clinical application of a numeric pain rating scale. Physiotherapy Canada 53, 88e91.

Strine, T.W., 2007. Hootman JM.US national prevalence and correlates of low back pain and neck pain among adults. Arthritis Rheum 57, 656e665.

Von Tulder, M.W., Goossens, M., Hoving, J.L., 2000. Non-surgical treatment of chronic neck pain. In: Nachemson, A.L.,
Johnsson, E. (Eds.), Neck and Back Pain, first ed. Lippincott Williams &Wilkins, Philadelphia, PA.3g84

 

Contacto

Telf. Cursos de formación:

644 525 235

formacion@pilatesevidence.com

Suscríbete a nuestro newsletter
Si te apasiona el Pilates este es tu sitio.
Apúntate y no te pierdas ninguna novedad

Suscripción

Buscar Cursos
  • Lugar

  • Especialidad Pilates

  • Mes